#Cuentiembre con la C - Tarta de calamar

03 noviembre 2015

- Calamares dice que quiere. ¡Y le parecerá bonito! ¿Sabe usted por qué no como pescado, señorita? ¡Por los calamares! Y no cualquier calamar, ¡El calamar gigante! Así que ya puede usted alejarse de mí si le apetecen tanto. A menos que sepa hacer tartas de queso, claro.
La muchacha estaba tumbada sobre la arena, con las gafas de sol caídas de mala manera sobre el puente de la nariz y el teléfono en la oreja. Su novio iba a ir a recogerla para comer pero, cuando dijo que no había nada en el mundo que quisiera más que un plato de calamares, un anciano sentado a su derecha empezó a decirle todas esas cosas. Colgó con prisas antes de girarse hacia él, con el ceño fruncido y la confusión pintándose en su rostro color chocolate.
- ¿Cómo dice? -Le preguntó al anciano.- ¿Un calamar gigante?
- Sí señorita, en estas mismas playas hace 35 años. Yo era bombero y conocí a mi esposa en un incendio. Después de casarnos vinimos a vivir aquí y me hice pescador. Una vez, nadando en estas aguas, salió un calamar gigante y se tragó a mi esposa, enterita delante de mis ojos; luego, desapareció para siempre. Desde entonces no como nada que provenga del mar y, mientras tanto, pruebo todas las tartas de queso que se me cruzan por delante, pero ninguna tiene el más mínimo parecido a la que me preparaba mi bonita esposa. -El hombre apoyó la cabeza en su silla y elevó la mirada al cielo, antes de murmurar para sí mismo.- Tal vez me guste la tarta de calamar.

4 comentarios:

  1. ¡Guau! Aída, que preciosidad de texto que me ha invitado a la reflexión. Seguramente yo le miraría extrañada hasta que me contara su historia, y después le pediría amablemente que me dejara transcribirla al papel ¡Menuda imaginación tengo!

    Lo que importa es que me ha gustado mucho y que cada vez me enganchas más a tus letras :D

    ResponderEliminar
  2. Jajaja muchas gracias. Es un placer seguir teniéndote por aquí :)

    ResponderEliminar
  3. Buen final (de los que abofetean), con esa mezcla de sabor amor/odio (tarta de queso/calamar).
    Siendo bombero, salvó a la chica de un incendio; lástima que siendo pescador no pudiera salvarla de los tentáculos del calamar gigante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^ Imagino que un calamar gigante no es tan fácil de esquivar :P

      Eliminar

★🌙¡Hola sonámbulos!★🌙
Si os ha gustado mi relato, ¡por favor, decídmelo! Y si no os ha gustado, ¡decídmelo aún más! Es la única forma de aprender y mejorar, y me encanta leer lo que me decís. ¡SIEMPRE DEVUELVO LOS COMENTARIOS!

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS