#Cuentiembre con la F - El chico de la chistera

07 noviembre 2015

"Formaldehído" rezaba la etiqueta de uno de los diez bidones que había en el sótano, todos exactamente iguales al anterior. La sala estaba escrupulosamente dividida en varias secciones: al fondo a la derecha, los bidones; a la izquierda de estos, el suelo y las paredes estaban recubiertos de baldosas, y había un enorme sumidero con algunas manchas resecas; justo en el lado contrario había una habitación que contrastaba con el resto del oscuro sótano: era la perfecta recreación de un salón antiguo, con preciosas butacas de color marfil y una chistera negra reposando sobre la mesita de café. Una familia al completo descansaba en cada una de ellas; estaban el padre, la madre y una chica joven. En la última esquina de la estancia estaba otro muchacho, también joven, cargando el cuerpo sin vida de un niño de no más de siete años. Lo arrastró hasta llegar al sumidero y le abrió la yugular, drenándole toda la sangre del cuerpo. Mientras esto pasaba, cogió uno de los bidones que aún estaban llenos y comenzó a inyectarle formol por la carótida. Al terminar, lavó el cuerpo del pequeño, le masajeó la piel y le tapó los oídos y la nariz con diminutas bolitas de algodón. Más tarde, le vistió y le peinó, para luego dejarle sentado en la butaca que aún estaba vacía. Por fin tenía lo que quería: una familia unida que nunca le dejaría solo.

9 comentarios:

  1. o___o
    ¡Qué fuerte! No me esperaba que el relato fuera así para nada. ¡Me has sorprendido! Como siempre. Me encanta cómo escribes, de verdad. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja este relato se lo debía a un amigo, está dedidado a él xD Los dos somos químicos y tenemos una historia mental rara con el formol (no nos juzgues, no somos unos psicópatas jajajaja)

      Eliminar
    2. Tranquila, no os juzgo jaja. Supongo que es normal cuando estás metido de lleno en eso. A los informáticos nos pasan cosas parecidas, pero creo que son menos "dañinas" (? jajaja.

      Eliminar
  2. ¡Menuda forma de conseguirse una familia! Sorprendente final para un relato corto al que no le falta de nada.
    Muy bueno, Aída, me ha gustado mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchisimas gracias! Espero verte de nuevo por aquí :)

      Eliminar
  3. Tal vez suene macabro lo que estoy a punto de decir; pero, a pesar de lo terrible de la historia, contarlo con la tranquilidad con que lo has hecho, dosificando al mínimo la parte sádica (por ejemplo has omitido si él asesinó al niño, no has descrito demasiados episodios sangrientos...), a mí el final me ha transmitido un pelín (sólo un pelín, no me malinterpretéis, eh?) de ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja eso es que ves lo bueno de la gente, ¡Y está muy bien! Pero me temo decirte que sí, el chico es el que ha matado a toda su familia. Aunque también puede verse esa ternura porque, al final, todo lo que él quería era una familia perfecta a sus ojos. Quién sabe a qué se habrá tenido que enfrentar para llegar a tal extremo...
      ¡Gracias por leerme y comentar!

      Eliminar
  4. Impactante, tétrico, muy oscuro.. ¡me encanta! Voy a terminar sonando muy repetitiva, pero es la verdad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja no te preocupes, me encanta que te encante :P

      Eliminar

★🌙¡Hola sonámbulos!★🌙
Si os ha gustado mi relato, ¡por favor, decídmelo! Y si no os ha gustado, ¡decídmelo aún más! Es la única forma de aprender y mejorar, y me encanta leer lo que me decís. ¡SIEMPRE DEVUELVO LOS COMENTARIOS!

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS