Ratones y sombreros

19 julio 2016

Rindomeel corría a toda velocidad por el suelo de parqué, y sus pisadas podían escucharse perfectamente desde cualquier lugar de la habitación. Y es que no era la primera vez que se escapaba, pues no era muy obediente, ni tampoco precavido. Cualquiera sabría que no tenía sentido adentrarse en la casa de los Menslow, una familia un poco esnob que se las daba de ser de clase alta, porque Melina Menslow era la hija de un importante productor de trampas anti-ratones, y nada le gustaba más a Melina que ofrecerle a su padre nuevos ratones con los que probar sus inventos. Pero la verdad era que Rindomeel había hecho un buen trabajo seleccionando el agujero adecuado, ya que estaba lo suficientemente escondido como para que no se notase su presencia a simple vista y, si uno se acercaba, se encontraba con una simple grieta en la pared, pues nuestro ratón conservaba la pieza que encajaba perfectamente en el hueco, y la colocaba cada vez que se marchaba.

Como iba diciendo, Rindomeel corría rápidamente en esta ocasión, y esto era debido a que no se iba con las patas vacías: había conseguido un pequeño sombrero de copa de la colección de muñecas de Lydia Menslow, la más pequeña de la casa, y dentro guardaba nada más y nada menos que un trocito de queso emmental, el mejor que podía conseguirse en esos días tan negros. Así, el ratón se metió en el agujero justo antes de que sus pisadas alertaran a Scrachers, el estilizado gato abisino que vivía allí, y que por tanto suponía un peligro añadido para las aventuras de nuestro ratón. Colocó el trozo de pared como si fuese una pieza de puzzle y recorrió los túneles diminutos que le llevarían a la ciudad oculta de Ámicon, donde los ratones vivían civilizadamente.

- ¡Traigo una idea revolucionaria! ¡Ya lo veréis, ya lo veréis! ¡Mac, prepara una reunión de inmediato! ¡Nos vamos a hacer ricos!

Mac Arron era su ahijado. Se trataba de un ratón ciervo que había nacido en la despensa de los Breef, junto a un paquete de macarrones, y Rindomeel le encontró antes de que el cabeza de familia acabase con él, tal y como había hecho con sus padres. Desde entonces, había acompañado a nuestro ratón a todas partes, y le esperaba siempre en la tercera esquina de los túneles después de abandonar la ciudad cuando este se iba de excursión. Y desde esa tercera esquina fue desde la que emprendió una carrera a trompicones para encontrar a la junta directiva de Humanizando al Ratón, una empresa que provenía de la familia de Rindomeel desde hacía ventitrés generaciones. Unos minutos más tarde, cinco ratones se sentaban sobre sus cuartos traseros degustando una pizca de queso emmental.

- Hm... Así que sombreros, ¿Eh? -Preguntaba Perindón, más bien para sí mismo.- Son sombreros elegantes, ya lo creo que sí. Todos los grandes señores de Ámicon querrán llevar uno. Pero, ¿No crees que se mostrarán reacios a llevar comida sobre sus cabezas?

- ¡De eso se trata! Los sombreros no serán para los señores, sino para la gente común con sentido del humor. ¡Todo el mundo podrá parecer un ratón educado y de buena familia, cuando en realidad solo estará guardándose el almuerzo! Nadie sabrá quién es qué, porque a simple vista todos pareceremos iguales, y todos estarán obligados a hablarse con respeto por si acaso está topándose realmente con alguien importante.

Perindón ponía mala cara ante la propuesta de Rindomeel. Aceptarla implicaría que él, quien se consideraba uno de esos grandes señores de Ámicon, sería tratado de igual manera que los ratones de los suburbios. Y eso era impensable. Había una clara diferencia entre unos y otros, y más aún en los tiempos que corrían. No, no podía permitir que se comercializara tal atrocidad, debía impedirlo como fuese. Pero en el momento de la votación solo él y Tregas, el más joven de los cinco, se opusieron al proyecto, y este se puso en marcha esa misma semana.

La idea para que las ventas se disparasen fue que los primeros 200 compradores recibirían un pedacito del exquisito emmental de los Menslow dentro de su sombrero. La buena comida empezaba a escasear en Ámicon y el mejor manjar del que se podía disponer en ese momento era un montón de insectos o, teniendo suerte, una buena cucaracha para toda la familia. Los menos adinerados habían llegado a tener que comerse sus propias heces, lo que no ocurría desde la guerra. Poder obtener una delicia como aquella sería un factor decisivo en la compra de los sombreros. Rindomeel estaba seguro de que todo iría perfecto. El único problema era tener que volver a la casa de los Menslow...


Dibujo por Candace Jean
 

14 comentarios:

  1. Hola. Me gusta, y me dejas con ganas de leer más sobre este relato.

    Un abrazo, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Pronto pongo la continuación :)

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    que relato más chuloo!, me ha encantado *u*, me has dejado con más ganas
    así que espero la segunda parte... Por cierto, el ratón es todo una monada *U*
    me encanta el dibujo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estará muy prontito! Jajajaja Seguro que a Rindomeel se le han agitado los bigotes con esas cosas que le dices.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Te felicito por el relato. Me ha llevado a un mundo mágico e intrigante. Desde luego, como dicen mis antecesoras, has sido capaz de mantener la atención hasta el final y nos dejas con la incertidumbre del qué pasará y por supuesto, con las ganas del desenlace de este relato.

    ¡Sé feliz y no tardes demasiado en publicar la segunda parte! ¿Vale? Mis cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! La continuación está escrita, pero dejo unos días de margen para que no parezca que hago spam en las redes sociales ^^ Lo publicaré muy muy prontito.

      ¡Un saludo y gracias por encontrar mi blog! Te veo en la segunda parte :)

      Eliminar
  4. Hola Naya! La verdad es que he leído este relato dos veces! Cuando te comenté en Facebook lo leí desde el móvil, pero he tenido el portátil fastidiado y no te he comentado hasta ahora, que es cuando la he releído.

    He de decirte que me ha maravillado la historia que te has inventado, es fascinante como con unas palabras puedes conformar tal relato! No sé, me ha parecido super original y espero leer pronto la continuación.

    Un besito enorme y sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¿Quién es Naya? Hum hum... Jajaja, no te preocupes, se te han ido un par de letras nada más ;P

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario! Me anima mucho a seguir escribiendo, de verdad que sí. La continuación está a la vuelta de la esquina :) ¡Un beso, te espero en la segunda parte!

      Eliminar
  5. Muy buena historia, y la idea de guardar alimento en los sombreros de copa hará que nunca vuelva a ver las cosas de la misma manera, todo un nuevo mundo de posibilidades que se abren ante mi ja ja ja.
    Ahora, a leer la segunda parte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ten cuidado no te ensucies! Jajaja
      Muchas gracias por leerme y comentar, espero que te guste cómo continúa ^^ ¡Un saludo!

      Eliminar
  6. ¡Ay! ¡Acabo de conocerte! Bueno... Más bien es lo Primero que te leo... Y debo decir que me ha encantado *-*

    Me ha parecido Súper Cuqui... Además de porque me encantan los Ratones, porque me parecen Súper Lindos, por la Historia... Y lo de Mac Arron me ha matado muy mucho xDDD

    ¡¡Muy muy Original!! #SeSabe

    ¡¡Voy a por la segunda parte!!

    ¡¡Besitines Enormes!! ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menos mal que alguien me dice lo de Mac! Ya estaba yo preocupada jajajaja
      Me alegra muchisisisisisisísimo que te guste y por supuesto mil gracias por comentar y por haberlo compartido :D
      Igual he enfadado a más de uno por haber prometido una historia de dos partes y haber terminado haciéndola en tres, pero es que Rindomeel se ha ganado un lugar en mi corazón y no quiero desprenderme de él tan fácilmente.
      ¡Espero verte más por aquí, un beso!

      Eliminar
  7. ¡Hola guapa!No había leído este relato y ¡me ha encantado! En serio, esta tarde me leo las dos partes siguientes y te digo qué me han parecido. Por el momento me parece una historia muy original y quiero saber cómo continúa. ¡Un beso, tocaya ^^!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra un montón que te guste *^* Cuando vayas leyendo ve avisándome y diciéndome qué te parece. ¡Sin miedo! Jajaja
      Un besote linda <3

      Eliminar

★🌙¡Hola sonámbulos!★🌙
Si os ha gustado mi relato, ¡por favor, decídmelo! Y si no os ha gustado, ¡decídmelo aún más! Es la única forma de aprender y mejorar, y me encanta leer lo que me decís. ¡SIEMPRE DEVUELVO LOS COMENTARIOS!

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS